BIENVENIDO

A NUESTRO BLOG.

Y SI, TAMBIÉN... ESCRIBIMOS.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

9:05 2

colodion húmedo fotografia Tener-Cultura

La entrada de esta semana es un poco distinta a lo habitual. Hablamos con un fotógrafo sobre un proyecto, pero en esta ocasión nos estamos refiriendo a un nuevo estudio de fotografía, que ha abierto sus puertas hace unos pocos meses en el Raval, en el centro de Barcelona. ¿Por qué os traemos un estudio de fotografía a nuestro blog? Pues porque en él se trabaja de una manera muy peculiar, ¡fotografía química! Nos ha parecido una propuesta muy interesante y hemos querido hablar con Alberto Gamazo, el fotógrafo que se ha embarcado en este proyecto: Señor Archer, Fotografía Química.


señor archer fotografia Tener-Cultura













estudio fotografia Tener-Cultura- Tener-Cultura: Año 2014, España en plena crisis, y Alberto Gamazo decide abrir un estudio fotográfico químico, en un momento en el que el sector de la fotografía parece sufrir cierto colapso. Cuando menos es original la propuesta, ¿Por qué te embarcaste en un proyecto como es Señor Archer?
- Sr. Archer: La propuesta quizá es original si la miramos con el gran angular del mundo de la fotografía en general en su vertiente comercial y especialmente a nivel de nuestro país, pero ni mucho menos es un fenómeno único. A día de hoy hay un buen puñado de estudios que o bien ofrecen este tipo de servicio dentro de un abanico más amplio de opciones, o bien se dedican al colodión casi en exclusiva, y además es un número que crece en progresión geométrica, algo que sólo puede ser positivo.
El porqué seguramente habría que buscarlo en una reacción que se está produciendo, a diferentes ritmos, al carácter vertiginoso de usar y tirar que están tomando en los últimos años diversos órdenes de la vida, no sólo la fotografía. En estos tiempos en los que todo el mundo lleva una cámara en su bolsillo, me pareció interesante darle visibilidad a una forma radicalmente diferente de enfrentarse a la fotografía, una forma con valores casi opuestos a esta fotografía de consumo instantáneo que hoy parece ser la norma, por razones lógicas de conveniencia que son fácilmente entendibles e incluso celebrables en según qué contexto pero que uno no tiene por qué compartir.
El hecho de tener un lugar físico en el centro de Barcelona donde la gente se pueda acercar y experimentar de primera mano este tipo de procesos me parece importante, y además precisamente en el momento de "colapso" que describes (con el que no estoy necesariamente de acuerdo) oportuno. A lo mejor suena raro, pero como momento me parece el mejor.

- La fotografía se ha convertido en un proceso cada vez más automático, mientras que antes era un todo de sensaciones y experiencias. ¿Crees que hoy en día es necesario parar un poco el ritmo? 
- S.A: Bueno, para mí lo fue. Mi interés por los procesos alternativos, y por el colodión en concreto, llegó en un momento en el que estaba empezando a percibir que el volumen y la agresiva inmediatez del trabajo en digital deshumanizaba un poco mi fotografía. Cada uno tendrá sus necesidades, y lejísimos de mí decirle a nadie cuáles deben ser las suyas, pero personalmente sí que me ha venido muy bien sumergirme de lleno en una forma de trabajar diametralmente opuesta a la que estaba acostumbrado, y mi trabajo posterior en digital también se ha beneficiado de este cambio, que fundamentalmente ha sido un cambio en la forma de enfrentarse al hecho fotográfico. Se podría decir jocosamente que el digital y yo nos dimos un tiempo y eso nos ha fortalecido como pareja.
Respecto a la automatización del proceso, es verdad que las sucesivas revoluciones digital y móvil en la fotografía, y la explosión del número de plataformas para compartir los resultados, han hecho mucho por la banalización del objeto fotográfico, y que cuanto más baja es la barrera de entrada para una disciplina es mucho más fácil que sea instrumentalizada por aquellos que no tienen un interés real en ella. Ahora bien, esta oleada de accesibilidad ha hecho que gente muy joven y con mucho talento se haya podido acercar a la fotografía, y es un hecho que se debe celebrar. Si el precio a pagar por esto son 36.000 fotos por segundo de chorradas en instagram, yo creo que es asumible.


señor archer barcelona Tener-Cultura










- Dentro del mundo de la fotografía química hay muchos procesos distintos, ¿por qué el colodión húmedo?
- S.A: El colodión húmedo me fascinó principalmente por dos cosas: por su parte estética, que es innegable, y que no se parece a ningún otro proceso, y por el concepto de pieza autocontenida: Con el colodión todo empieza y acaba en la placa, no hay negativos por obligación, y el ferrotipo especialmente, que es lo que más trabajo, es virtualmente irreproducible, y eso me atrae poderosamente. Y además los químicos colocan, que siempre es un plus.

- ¿Qué tipo de público esperabas recibir antes de abrir las puertas? ¿Y cuál es el que recibes? 
- S.A: Quizás esperaba, al menos al principio, un público eminentemente joven, de corte urbanita, bien versado o al menos fuertemente interesado en este tipo de procesos...y aunque es verdad que no llevamos ni tres meses y es muy pronto para establecer un perfil demográfico, la sorpresa en este sentido ha sido grande. La diversidad de edades, procedencias y nivel de acercamiento a la fotografía ha sido mucho mayor de lo que intuía, y es algo que me parece fantástico, muy refrescante. En estas pocas semanas se han sentado ante nuestra lente desde críos de 5 años a señoras de 85 y desde los hipsters más recalcitrantes hasta trabajadores del campo. Ni en mis mejores sueños me imaginaba algo así, ha sido una de las sorpresas más agradables que me está deparando esta aventura.

- ¿Cómo lo ha recibido el público? Imaginamos que habrá entrado gente sin tener mucha idea de la particularidad del proceso, ¿qué te dicen? 
- S.A: Estoy teniendo que hacer bastante labor pedagógica, cosa lógica por otra parte, y que me encanta. Es un tipo de proceso que salvo para una minoría (aunque cada vez sea menos minoría) es una auténtica marcianada, así que suele tocar explicar por qué se tardan diez minutos en tener un retrato, cómo funciona la cámara, por qué los tiempos de exposición son tan largos...en general las reacciones son muy positivas, y mi momento favorito, como el de muchos colodionistas que conozco, es ver las caras de gente que sabe poco o nada del proceso cuando sumergimos la placa en el tanque de fijado y la imagen aparece como por ensalmo. Alguno se ha emocionado tanto que casi se deja la coronilla en el techo del laboratorio, que no es precisamente la catedral de Colonia en cuanto a altura.


colodion humedo Tener-Cultura

colodion humedo Tener-Cultura

colodion humedo Tener-Cultura

colodion humedo Tener-Cultura


Gracias Alberto por charlar con nosotras! Ha sido un gustazo.
Estamos deseando ir de visita y cómo no... sentarnos frente a la cámara de Aberto Gamazo en Señor Archer! No dejéis de visitar su web!

¿Qué os parece la iniciativa? Tienen encanto estos retratos ¿no?

2 comentarios:

  1. Nos encanta!!! Nos pasaremos por el estudio cuando estemos por Barcelona. Enhorabuena por el resultado. Es fantástico!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!!!